22 enero, 2007

Lunes 22 de enero, nuevo trimestre...nuevas notas. ¡Indignación!, me han suspendido en lengua "española", lógico por otra parte ya que sólo se hablar castellano. Lo peor es que no les ha gustado mi redacción. El ejercicio era algo así cómo, 200 palabras sobre algún acontecimiento político del nuevo año...., Mi brillante examen que vil y alevosamente ha sido denigrado con NM (necesita mejorar) por no hallarse relacionado con lo solicitado en el ejercicio. Pero acaso, ¿una asignatura de una lengua inexistente puede tener algún tipo de lógica ? Transcribo mi redacción para que el inexistente y anónimo lector juzgue:

Manifiesto por el futuro de la Insula inexistente varada en el páramo

El autor considera necesario un cambio en la situación y el rumbo existente. Articular los objetivos en función del futuro, próximo y lejano, en lugar de primar el pasado y el difícil presente.

Las nuevas tecnologías pueden y deben ser exploradas y explotadas al máximo para lograr unos objetivos concretos y plausibles que permitan emprender la conquista de cotas cada vez más elevadas.

Tristemente comprobada las escasas posibilidades de hacerse eco en los medios tradicionales, los castellanistas hemos de optar por que la fuerza de los gritos del silencio resuenen en el mundo virtual y que su reflejo se traslade al mundo real.

Con los pies en el suelo y la mirada en el futuro, se ha de fomentar la democracia participativa a través de las nuevas tecnologías, logrando que los castellanos anónimos residentes en la inmensa soledad del abandonado ámbito rural o en solitarias macrourbes deshumanizadas puedan explicar sus problemas.

Por otra parte, hemos de lograr despertar la conciencia castellana no como un fin efímero y meramente idealista sino como, algo tangible que pueda ayudar a solucionar los problemas de los castellanos.

Un castellanismo por tanto, algo alejado del romanticismo de siglos anteriores pero revitalizado de espíritu inconformista y de lucha. Si en el mundo real se nos cierran las puertas con doble candado, accederemos a través del mundo digital iluminando la oscuridad imperante.

3 comentarios:

Enrique dijo...

Yo tuve un conflicto en la universidad por una asignatura llamada "lengua española". Fue bastante difícil aprobarla, ya que en la vida había estudiado algo similar. El caso es que sus contenidos tenían relación con las asignaturas que cursé en mi nivel escolar obligatorio de "lengua y literatura castellana".

Un día le dije al profesor (muy amablemente) que no me parecía correcto andar cambiándole el nombre a los idiomas así tan alegremente...que la lengua de cervantes es el Castellano porque surgió en Castilla, y que después se fue exportando a otros territorios donde actualmente se habla. Su respuesta fue contundente: "si uhté m'abla en cahtellano, poh, yo l'ablo en andalúh y tóh contentoh!"...entonces caí en la cuenta que hasta los profesores de universidad, hasta los catedráticos más importantes de "lengua española", pueden llegar a ser las personas más absurdas y ridículas que pisan la tierra...

Ánimo con "lengua española" y no dejes que una voz sin razón alguna cubra el esplendor de un idioma y de un pueblo.

Zorro de Segovia dijo...

Progresa adecuadamente señor Rui. Y un 10 en el logo que utiliza en su perfil

Mirbind dijo...

Si en Gran Bretaña no hablan Granbretañés, ¿Por qué en España se ofuscan en que todos hablamos "Aspañol"?

Teniendo en cuenta que la Constitución Española promulga que el idioma se llama CASTELLANO ¿No es anticonstitucional llamarlo español?